martes, 25 de junio de 2013

Todos somos bufones

Esta actividad surge a raiz de una visita al Museo del Prado,en la que percibí la extrañeza de mi alumnado al conocer cual era el status de los bufones en la Corte,y algunos datos de su realidad histórica.

Como, además,en dos de los tres grupos que fueron a la visita, se daban algunas actitudes de exclusión a algún alumno por sus capacidades, o por su físico, me animé a plantear un ejercicio en el que, de una parte, se trabajase la Plástica, de otro, el lenguaje creativo,la ironía y, en todo caso, el respeto a la tolerancia, y el sentido del humor, lo que algunos llaman la competencia emocional. Y el aprender a pensar, esa vital asignatura siempre pendiente...



Algunos de los ejemplos de nuestras fantásticas bufonadas:

Podéis ver más AQUÍ.